Timing Político

La política tiene su propio Timing

La Asamblea Municipal Electoral en entredicho.

Por: Luis Carlos Carrasco Martel

Cuando más cerrada es la brecha entre el triunfo y la derrota es más difícil el trance para poder asimilar esta última. Al menos es una hipótesis de lo que viene persiguiendo, no solo a Cabada sino a su equipo político en general.

El alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada Alvídrez, hizo público que reconocería el triunfo de Javier González Mocken si las tendencias no le favorecían. No lo hizo en su momento, lo que permitió entender que continuaría su infructuosa lucha por obtener el triunfo, arrebatado en las urnas en los pasados comicios. Y lo hizo aún sobre el aparente reconocimiento a las nuevas autoridades que hiciera su hermano, el editorialista Sergio Cabada a través del canal 44 propiedad de la familia Cabada.Hay que entenderlo como una “cortina de humo” que pretendía desviar la intencionalidad real de su hermano menor.

Lo cierto es que el equipo de abogados de Armando interpuso un recurso de inconformidad en la AME en tiempo y momento, como solía decirlo uno de sus más cercanos colaboradores en televisión Alfredo Varela. Lo extraño es que no solo él lo hizo, también el alcalde electo Javier González Mocken a través de su equipo jurídico. Todo esto, habla muy mal de la propia Asamblea Municipal Electoral, de sus funcionarios encabezados por el licenciado Edgar Villegas Baray y es preocupante el alcance o las repercusiones que pueda tener sobre la ciudadanía principalmente.

La intención de Armando Cabada tiene infinidad de lecturas que pudieran carecer de bases legales o en todo caso, mal infundadas, buscando por lo menos desacreditar la figura de la institución electoral local y a propias autoridades, generando el descontento de la población ante la posibilidad de un proceso fraudulento, lo que permitiría la intervención y la intromisión del propio gobernador Javier Corral Jurado con quien posiblemente haya tenido la oportunidad de negociar, al fin eran amigos que se hicieron enemigos por cuestiones políticas, pero cuyos intereses comunes puede volver a unirlos. Es decir, ¿Con quién le convendría mejor pactar, con alguien que va obedecer órdenes desde el centro de la república o con un independiente en desgracia?

En política, la dignidad, no tiene nombre, en este caso, no imperó la cordura y el escenario es impredecible más allá de la tensión que pueda generarse en estos días. La impugnación de Armando Cabada tiene muchas aristas, es preocupante entender que su lucha tenga que ver con los compromisos de peso contraídos con diferentes grupos, más allá de las descaradas prácticas clientelares en la búsqueda del voto duro, con comerciantes y loteros que le generaron 50 mil votos aproximadamente.

Estas acciones sistemáticas enfocadas a las personas de bajos recursos económicos es aquí y en China corrupción o acaso esto no se entiende, aunque el fenómeno, no sea reciente y no sea en general causa de los independientes. Cabada lo aplicó porque lo aprendió a la perfección. El intercambio de votos por licencias gratuitas, por engomados rojos innegablemente se dio, sino directamente por él, sí por sus operadores políticos encumbrados, algunos en las áreas de Desarrollo Social, Comercio y Tránsito que vieron en las despensas, licencias y permisos para circular herramientas versátiles para inducir al voto.

Ahora, la impugnación hecha por los morenistas es decir por los representantes de Javier González Mocken, aparentemente tiene como fin legitimar su victoria, sin entender que en los sistemas democráticos la diferencia entre el triunfo y la derrota puede ser un voto. Lo que se logra con estas impugnaciones, es dejar en entredicho el actuar de la Asamblea Municipal Electoral. Sin duda alguna, esto permitirá a otras instancias intervenir en el proceso que aún, no termina.

TIMING POLÍTICO.