Timing Político

La política tiene su propio Timing

LA POLÍTICA Y LOS NIÑOS.

Por: Gil Miranda

El recurso más importante para generar desarrollo social y económico de manera sostenible en un país es el recurso humano, las personas. Hasta el 2015 y de acuerdo a los Censos y Conteos de Población y Vivienda realizados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), México tiene 119,938,473 habitantes, de los cuales el 51.4% son de sexo femenino y 48.6% de sexo masculino. Entre ambos sexos y de 18 años o menos, hay 36.4 millones de habitantes. Del total de la población, la media de edad es de 27 años.

De acuerdo a cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), de los 36.4 millones de mexicanos de 18 años o menos, más de la mitad están en situación de pobreza, un 53.9%, es decir 19.6 millones; o sea que 1 de cada 2 vive en situación de pobreza, esto significa que no tienen garantizado uno o más de sus derechos sociales como la alimentación, la educación, la salud, una vivienda, la seguridad y los servicios básicos; y 1 de cada 9 viven en situación de pobreza extrema, esto significa que no tienen garantizados tres de sus derechos sociales, que en la mayoría de los casos el principal es la falta de alimentos con los nutrientes esenciales.

El impacto y las consecuencias que tiene la pobreza infantil son irreversibles. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) realiza cada 3 años el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes, también conocido como la prueba PISA (Programme for International Student Assessment, por sus siglas en inglés) y México se encuentra en los lugares peor evaluados del mundo. La última prueba PISA se realizó en 2015 y participaron 70 países que fueron evaluados en ciencias, lectura y matemáticas; los alumnos evaluados tenían la edad de 15 años y 3 meses hasta 16 años y 2 meses. México se encuentra en el lugar 58 en ciencias, en el lugar 55 en lectura y en el lugar 56 en matemáticas.

Los resultados de la prueba PISA realizada en 2015 dan para hacerse tres preguntas simples: si México es el lugar 56 en matemáticas, ¿los jóvenes son capaces de resolver un problema de matemática básica (suma, resta, multiplicación o división)? Si México es el lugar 55 en lectura, ¿los jóvenes entienden lo que leen (si es que leen)? Y si México es el lugar 58 en ciencias, ¿qué pretenden innovar (ahora que tanto hablan de la innovación y el emprendimiento)?

Estudios apoyados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) han revelado que los niños con antecedentes de malnutrición tienen puntajes mucho más bajos en pruebas de inteligencia y rendimiento escolar, en comparación a niños bien alimentados, cabe decir que las diferencias no son uniformes, esto significa que a veces el rendimiento de los niños malnutridos es leve y a veces es grave, pero siempre es menor. Otro estudio realizado por Stoch y Smythe, en 1976, reveló que los niños con desnutrición grave tenían hasta 25 puntos menos en el Coeficiente Intelectual que los niños bien alimentados.

Los gobiernos, las empresas y las instituciones educativas pueden hablar de economía, del petróleo, de la inversión extranjera, del Producto Interno Bruto, de la innovación, de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, de la descentralización de las secretarías o muchos otros temas y es entendible, es normal. Pero de esta manera se seguirá dañando al recurso humano y debilitando su competitividad, que es justamente eso que permite el desarrollo del país, y no todo es consecuencia simplemente de no querer estudiar, a veces es consecuencia de no poder comer… no se le puede exigir a un niño ni a nadie que piense más de lo que su pansa le permite.

TIMING POLÍTICO.