septiembre 27, 2022

Timing Político

La política tiene su propio Timing

Niños, los nuevos socialistas

POR: LIC. GILBERTO MIRANDA

El ciclo escolar 2022 – 2023 inició con la implementación de un nuevo marco curricular y plan de estudios de la educación básica mexicana, diseñado por la Dirección General de Desarrollo Curricular y con la supervisión del director de Materiales Educativos de la Secretaría de Educación Pública, Marx Arriaga. El documento es público y puede ser revisado en la página de internet: sep.gob.mx.

El nuevo marco curricular y plan de estudios de la educación básica mexicana no propone nada, es un documento absolutamente ideologizado. Esto quiere decir que desde el punto de vista académico no le aporta nada a los niños, lo que busca es diseminar ideas erróneas que han derivado en desgracias para muchas generaciones de niños que se convierten en adultos en países en donde se abandona la ciencia y la verdad.

El ridículo ha sido tan grande que, ni antes ni hoy, ningún político o ningún alto funcionario envía a sus hijos a estudiar a las escuelas públicas mexicanas, conscientes del desastre educativo que era y que continúa siendo la educación básica en el país. Pero es que el documento no solo es desastroso, como siempre, sino que es tendencioso. Y por más que eviten ideologizar la educación, es lo único que están haciendo.

El nuevo marco curricular y plan de estudios de la educación básica mexicana pretende que los niños vean las mismas asignaturas, pero con un enfoque pueblerino, cuando en la actualidad los niños con una visión global estudian en un país y trabajan en otro. Pretenden eliminar la competencia propia del ser humano cuyo objetivo es mejorar su calidad de vida. Y, por si fuera poco, pretenden que los niños asimilen que existe una lucha de clases.

Nada de eso les sirve a las nuevas generaciones. El nuevo plan de estudios de las escuelas públicas mexicanas generará desgracias en los adultos del futuro, y hará más grandes las diferencias entre los niños que puedan acceder a las escuelas privadas por encima de quienes puedan acceder a las escuelas públicas. Y, posteriormente, culparán a los ricos de esas diferencias cuando ha sido el gobierno con sus intervenciones a la educación quien ha hecho más grandes las desigualdades.

El nuevo marco curricular y plan de estudios de la educación básica mexicana no les otorga más libertad a los maestros, aunque así lo quieren hacer ver. Además, esto es absurdo y redundante, porque el Artículo 3 de la Constitución Mexicana, apartado VII, habla acerca de la libertad de cátedra en las universidades e instituciones de educación superior, pero que bien aplica a la educación básica siempre y cuando exista apego al plan educativo. Lo que pretenden, mejor dicho, a través del marco curricular y plan de estudios, es asegurar el voto en las próximas elecciones por parte de miles de maestros.

Por otra parte, de acuerdo con investigaciones hechas por el World Bank Group, por cada dólar invertido durante la primera infancia, posteriormente el niño cuando se convierte en adulto obtiene un retorno que va desde los $6 dólares hasta los $17 dólares, lo que significa un rendimiento muy elevado. Pero aparte, las principales áreas para desarrollar desde la infancia deben ser el pensamiento lógico-matemático y las habilidades sociales necesarias en el futuro para la alta dirección. En conclusión, apostarle al nuevo marco curricular y plan de estudios de la educación básica mexicana es una apuesta perdida, ningún niño saldrá ganando. Lo que pretenden es que los niños asimilen ideas que no funcionan, sobre la lucha de clases y la explotación. Están preparando a los niños para ser nuevos socialistas.

TIMING POLITICO