Timing Político

La política tiene su propio Timing

Se buscan nuevos voceros en la oposición

Por Jesús Galindo, en Cd. Juárez.

Diciembre de 2022.

Cierra el año 2022 y según las encuestas de las principales casas en el ecosistema de la política, el marcador de las preferencias es de 2/3 a favor del presidente AMLO vs 1/3 de quienes no aprueban su gobierno, en 4 años la oposición no logra perforar esa roca del discurso presidencial.

La fotografía adquiere más relevancia cuando estamos entrando al 2023 como ante sala de las elecciones presidenciales del 2024, esto lo tiene bien medido el movimiento de la auto nombrada cuarta transformación con su operador MORENA en las calles, el partido del presidente, quien destapó a sus corcholatas preferidas para sucederlo en el poder, aspirantes así nombrados por el propio AMLO, quienes sin ningún rubor, no solo iniciaron recorridos de promoción por toda la república al amparo de invitaciones a los informes de los gobernadores, sino que se atrevieron a instalar estructuras de evidente operación electoral.

En forma simultánea, el presidente López Obrador sigue construyendo condiciones para cosechar votos en los procesos locales de 2023 y hacia 2024, no necesariamente con resultados, pero si con un tema interno y un externo al gobierno.

En el primer caso, está en juego la iniciativa encaminada a la reforma política con alcances muy sensibles contra el ánimo de la oposición y nada apartado al ánimo social, el elemento externo que anuncia el presidente de conciliar con los patrones de la iniciativa privada, el aumento al salario mínimo de los trabajadores en 2023.

No hay recato presidencial por tejer condiciones convenientes para conservar el poder bajo el lavado de la austeridad republicana, desmantelando al INE como organismo independiente y autónomo que organiza las elecciones que, si bien es de altos costos en términos del salario de los consejeros, también lo es que el INE es un organismo consolidado que ya funciona con reconocimiento internacional. Polarizando a la sociedad, el presidente hace una chamba sectaria que no cabe en un gobierno democrático.

En cuanto al incremento del salario mínimo anunciado en un 20 %, no se puede objetar el beneplácito de la clase trabajadora, ¿A quién no le cae bien un aumento en sus ingresos? El aumento va propiciar una presión inflacionaria en espiral ¿y eso qué es?

En tanto que el régimen propaga la cuarta transformación con evidentes reservas de su compromiso con la transparencia, la democracia y la honestidad, la oposición que cuenta con 1/3 de aliados digámoslo así, permanece estancada en discursos descalificadores de sus voceros, sin el meta verso de nuevas propuestas que ayuden a mejorar las condiciones de vida ni a encontrar un proyecto de país contrario a la trayectoria de una dictadura del 4T.

Los voceros de la alianza PAN, PRI y PRD han gastado y erosionado su credibilidad, ya sea por su propia personalidad o por dudas de su honorabilidad auspiciadas desde el gobierno (léase ALITO, el dirigente nacional del PRI). Por otra parte, aquellos que representan las fuerzas ciudadanas organizadas promueven un discurso y un timbre que parece de choque, como para polarizar el otro segmento que no favorece al presidente.

Los argumentos de la oposición no parecen accesibles al grueso de la población y no logran conectar, como si lo es decretar el fin de privilegios y de aumento salarial en voz del presidente.   

Antes de salir.- No puede la oposición, pero MORENA estaría destruyendo la cuarta transformación de AMLO con la posible ruptura de 3 candidatos internos por lo pronto: Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y el desairado Ricardo Monreal.  

TIMING POLITICO