septiembre 27, 2022

Timing Político

La política tiene su propio Timing

Por Raúl Ruiz

El Resbaladizo camino hacia la alcaldía de Juárez.

La foto panorámica.

Quienes estamos cerca de los movimientos internos que se suscitan en los diversos partidos políticos, tenemos un escenario posible para la competencia por la alcaldía de Ciudad Juárez.

Observamos un encontronazo cupular al que yo le denomino el choque de oligarcas; más adelante lo explicaré a detalle. Pero básicamente es el enfrentamiento entre dos mujeres muy poderosas, en lo económico. En este escenario aparece obviamente el independiente Armando Cabada quien busca la reelección. Y si este escenario fuera factible, quizás Morena convencería a Javier González Mocken, o a Lilia Merodio de abanderar la causa como candidatos externos.

En este tenor, desglosaré el tema en varios puntos. LOS RECICLADOS, LOS AHOGADOS, LOS REZAGADOS, y EL DOMINATOR

Los reciclados.

Luego de la gran debacle tricolor, en la que los priístas no sólo perdieron desastrosamente la elección 2016, sino que con el gran robo de César Duarte y banda de facinerosos que lo acompañaron, perdieron toda credibilidad, requieren no sólo un trabajo de remodelación y maquillaje, sino de reconstrucción total.

Ceguera tricolor. Este panorama no lo aceptan los priístas. Bueno la NOMENKLATURA priísta. Insisten en hacer un trabajo de parcheo, con material caduco y apolillado. Sus dirigentes son prehistóricos, con figuras juveniles que no reflejan un PRI cercano a la gente, novedoso, verdaderamente REVOLUCIONARIO. Son bebesaurios, amamantados con la savia de sus ancestros y aunque jóvenes, tienen ya el ADN infectado y su discurso es totalmente obsoleto.

En tratándose de la candidatura a la alcaldía tienen varios prospectos: Adriana Terrazas, Javier González Mocken, Antonio Andreu y Lilia Merodio. Pero como antes dije, los antediluvianos no permitirán que otro se acerque siquiera a la posibilidad. Y el único “equipo” que tiene capacidad real de acarreo es el de Teto Murguía, quien empuja la posibilidad de llevar a Adriana al poder, y mientras ella se toma las fotos, él impone a sus piezas en el interior para seguir medrando con el poder.

Los ahogados.

Javier Corral impondrá la candidatura de Alejandra de la Vega. Su poder le da para eso y más. Incluso la supuesta negativa de ella para aceptar ser la “elegida” por Acción Nacional quedaría de lado ante el imperio de su dedo paralizador.

En este ejercicio, quedarán damnificados Carlos Angulo, Sergio Nevarez, Hiram Contreras y Ramón Galindo, quienes deberán tener definido ya un plan B y hasta un plan C, si quisieran seguir en el poder.

La herramienta que le otorga la posibilidad de imponer cualquier candidato en cualquier posición que se le antoje, la tiene con la coalición que hicieran PAN, PRD Y MOVIMIENTO CIUDADANO. Los estatutos del PAN indican que si hubiese una coalición el CDE designaría candidatos en acuerdo con los otros partidos coaligados. Así que este escenario es más claro.

Los rezagados.

Estos son los morenazos, quienes por más esfuerzo que hagan, no levantarán polvo. Salvo uno de sus candidatos en el sexto distrito. El peje-arrastre no les alcanzará.

Posiblemente se nivele un poco el escenario si consiguen a Supermocken como candidato externo, pero está verde aún la posibilidad.

El revoltijo. En el revoltijo de las elecciones internas, habrá muchos damnificados.

Los hilachos priístas. En el caso de los priístas la división es patente, aunque intenten aparecer como la misma aplanadora de antes, no es así. Teto no maneja tanta gente como en sus mejores tiempos, el independiente le ganó mucho terreno y él lo sabe. El ejército territorial es una viscosa gelatina que adquiere solidez al mejor postor y bajo el cencerro del mejor operador.

El cisma panista. Con el dedazo de Javier Corral, la fractura panista tendrá al menos cuatro grietas, severas. El voto a favor de Alejandra no sería panista, sería comprado. Necesitaría expertos operadores en la compra de votos, y éstos por lo pronto los tiene Teto y los tiene Armando Cabada. En esta hecatombe blanquiazul, los panistas votarían por otro candidato menos el impuesto por el gobernador, quien por cierto ha dicho ya, que el sistema de partidos está agotado. Ergo. El PAN ya no nos sirve para nada.

Colofón. Tenemos entonces el choque de oligarcas que francamente sería un duelo a cachetadas pues la fuerza electoral se atomiza de manera asombrosa, casi mágica y cobraría vigor en el último momento de la decisión ante la urna.

El dominator. En este posible escenario, la ciencia de la prospectiva indica que quien resultaría con mayor ganancia para junio, sería el Independiente; con todo y sus yerros y su voracidad.

TIMING POLÍTICO.