septiembre 29, 2022

Timing Político

La política tiene su propio Timing

POSTULACIONES TARDÍAS… CAMPAÑAS A CIEGAS

Cartapacio

Raúl Ruiz

Llevo décadas diciendo que los políticos, a los que podríamos reconocer como profesionales… no lo son.

Hacen tardíamente sus proyectos y al quince para las doce comienzan a vislumbrar campaña.

Lo hacen así porque suponen que tienen un hato, manada o rebaño de votantes seguros, a los que compraron anticipadamente, o pueden comprar en el momento de las elecciones.

José Saramago en su «Ensayo sobre la Ceguera», traza una imagen aterradora y conmovedora de los tiempos que estamos viviendo.

La Ceguera, es una figura simbólico-alegórica que representa la pérdida de la moral social y la deshumanización de los protagonistas.

Es la ficción que nos alerta sobre «la responsabilidad de tener ojos cuando otros los perdieron».

Nos advierte sobre los tiempos sombríos que estamos viviendo, en este un nuevo milenio.

La gente comenzó a perder la vista y en su vulnerabilidad, fueron conducidos por los que no la perdieron por completo.

Luego en su siguiente publicación: «Ensayo sobre la Lucidez», nos ofrece una visión de la política, en la que sucede lo insólito.

Durante las elecciones municipales de una ciudad sin nombre, la mayoría de sus habitantes decide individualmente ejercer su derecho al voto de una manera inesperada.

El gobierno teme que ese gesto revolucionario, capaz de socavar los cimientos de una democracia degenerada, sea producto de una conjura anarquista internacional o de grupos extremistas desconocidos.

Las cloacas del poder se ponen en marcha: los culpables tienen que ser eliminados.

Y si no se hallan, se inventan. Algunos de los protagonistas de esta nueva novela de Saramago, son personajes que salieron en la anterior, como un inspector de policía y la mujer que conservó la vista en la epidemia de luz blanca del Ensayo sobre la Ceguera.

En la novela, se descubren muestras de la altura moral que los ciudadanos anónimos pueden alcanzar cuando deciden ejercer la libertad… de votar a su gusto.

En mi más reciente libro, ESCENARIOS 24, digo que las elecciones de 2024, serán diferentes.

Que las campañas poscovidianas tendrán que ser novedosas.

Hablo ahí de los candidatos de cristal. Y digo:

«La ausencia de liderazgos auténticos obliga a los partidos a reconocer e impulsar perfiles «ciudadanos» engañabobos.

Personajes sacados de un maravilloso bowl, desde el cual vienen marinados con el sabor «ciudadano».

Yo no soy político, advierten.

Soy ciudadano. Lo cual no es garantia de efectividad, de visión, de servicio.

Hubo un tiempo en el que la preferencia se inclinaba hacia los empresarios. «El empresario no viene a robar», decían. Solo viene a poner en orden las cosas.

Frases como esa, todavía son carnita para un discurso que pocos compran, el promotor les da una ‘shaineada’ y los pone en el mercado para el consumo del elector, que, en estos aciagos tiempos de la posverdad, se lleva, del anaquel, todo lo fake.

A veces el cristal que los cubre, es demasiado frágil, y se quiebra antes de terminar la competencia. Un político de cristal o se rompe, o cuaja.

Si logra cuajar, luego endurece su epidermis y forja una coraza.

Así pueden transitar por años, a base de discursos fake, sin comprometerse a nada, porque los compromisos generan presión muy alta y la coraza, por más endurecida que haya quedado, se quiebra.»

En esta publicación editada hace un año, escribí que para las campañas del 24, los aspirantes necesitarían nuevas técnicas de posicionamiento y persuasión vía redes sociales Y nuevas alianzas mediáticas.

«Hemos visto cómo los asesores de medios recomiendan dejar de lado los medios tradicionales como los periódicos, revistas, radio y televisión para proyectar solamente a través de las redes sociales la imagen de sus clientes.

Para el 24, los candidatos, no sólo necesitarán hacer un plan de medios en el que todos tengan cabida, sino que habrán de utilizar nuevos modelos de comunicación.

Los medios tradicionales como radio, televisión (abierta o por cable), periódicos, revistas, carteleras, tripticos, volantes, deben existir.

Lo fuerte será, la comunicación por redes sociales, pero el esquema de comunicación debe ser, asertiva, interpersonal, efectiva.

Independientemente que sea textual, verbal, auditiva, o visual.

El posicionamiento de imagen a través de redes sociales no solamente debe ser el de hacer la foto y el video del día y colocarlo en Instagram, Facebook, o Twitter, sino aparecer en los programas de los influencers, y noticiarios que aparecen en la RED.

Esto, desde luego, comenzar a hacerlo desde hoy, porque si quieren comenzar al inicio del 24, estarán fritos.

Y las alianzas mediáticas desde ahora.

Entendiéndose por tales, los acuerdos comerciales con medios digitales que, desde ahora, vayan colocando la imagen de estos clientes a través de sus noticias, y sus columnistas.»

Sigo en oferta para los que necesiten asesoría.

Ya van tarde. Ya van tarde.

TIMING POLITICO